viernes, 14 de septiembre de 2007

La aventura africana de Luis y Mari

Que por qué estábamos en Johannesburgo con lo feo que es? Pues porque Luis y Mari, cargaitos de jamoncito, lomo y latas de callos, no tenian un sitio mejor para aterrizar!
En cuanto tomaron tierra y nos terminamos de abrazar y besar nos largamos echando humo a Lesotho, una isla “africana” dentro del extraño mar sudafricano. Estamos en invierno y el pequeño reino vive a una media de 2000 metros de altura, así que toca abrigarse bien. Todo el mundo se envuelve en sus mantas de lana. Los hombres van a caballo, el medio ideal para moverse por las montañas; las mujeres caminan, claro, y los niños, sonrientes, corren hasta nosotros con las manos juntas en forma de cuenquillo a ver si les cae algo… Es un país pobre lleno de gente amable que sueña con vivir en el monstruo que los rodea.
Lesotho


De vuelta a Sudáfrica alcanzamos el océano Índico en Santa Lucía. Aquí nos hinchamos a ver bichos: hipopótamos, cocodrilos indolentes, rinocerontes, antílopes, monos ladrones, familias de mangostas y lo más impresionante, ballenas a muy corta distancia…
Pero esto era sólo el aperitivo de lo que nos esperaba en el parque nacional de Kruger…. De camino a él atravesamos otro reino, el de Swazilandia, donde asistimos a un espectáculo folklórico la mar de entretenido. Lo más gracioso de nuestra breve estancia fue cuando ya de noche nos perdimos en el bosque y de repente nos encontramos un pedazo hotel con casino y todo….
Swazilandia


Y en el Kruger, un espectáculo continuo de bestias salvajes; elefantes por doquier (alguno que nos encontramos al volver una curva llegó a mosquearse con nosotros!); impalas, la comida favorita de los carnívoros; kudus, grandes y elegantes; cebras, jirafas curisosinas, ñues, búfalos de mirada un tanto “bobina”, hienas en la noche y un rinoceronte que se puso a correr delante nuestro, y un leopardo desperezándose a 10 metros del coche, y una familia de leones saciándose con las carnes de un búfalo que se dejó matar de viejo o enfermo que estaba el día anterior…. Fantástico…. aunque puede que demasiado organizado! Tantas tiendas de souvenirs.....

Santa Lucia y Kruger (S.A)


Luis y Mari pasaron su 39º aniversario de boda rodeados de fieras y comiendo ensalada campera…. Se puede pedir más??


Como final de fiesta decidimos visitar Soweto, la ciudad sólo-para-negros creada en la época del apartheid. Aquí vivió Mandela y murió mucha gente luchando por sus derechos.
Soweto (S.A.)

Ahora, a lo que no había derecho era a que nos quedásemos tirados en la autopista unas pocas horas antes de que saliera el avión de los muchachos! Así es África…. impredecible! Pero lograron tomar el vuelo y llegar a tiempo a la boda de Mario y Conchi!!! FELICIDADES y VIVA LOS NOVIOS… VIVA!!

2 comentarios:

pililopfri dijo...

Chicos, no hace falta que pongais años de más, que ya está bien con 38. o ¿acaso quieres tener un año más de los que tienes, Ana?
En fin eso es lo de menos.
Un besazo-

paula logroño dijo...

Me encanta vuestra aventura y os mando un montón de besos.