viernes, 4 de enero de 2008

Nairobi, antes del caos

Cuando llegamos a Nairobi, el 10 de diciembre, no encontramos mas que el caos habitual en una gran ciudad del continente: obras incabables en las carreteras, furgonetas cargadas de pasajeros en manos de conductores suicidas, calor, polvo, animales cruzando la calzada…. Lo unico que indicaba la proximidad de las elecciones eran los enormes carteles que adornaban las calles principales con las caras de los candidatos… a cual mas gordo… Esta claro que el Kibaki era el que mas posibilidades de ganar tenia: para eso estaba ya en el poder. Desde ahi es mucho mas facil manejar lo que haga falta en caso de necesidad!

Kenia


Nosotros hicimos nuestro trabajo, conseguir visados, adecentar a Blanquito y comprar macarrones y sardinas y 270 litros de gasoil para la siguiente aventura: cruzar a Etiopia por el lago Turkana. Mas de 1000 kilometros por caminos llenos de agujeros y tribus, sin posibilidad de abastecimiento y sin hoteles ni nada por el estilo, salvo un par de misiones catolicas (a las cuales les estamos eternamente agradecidos) y el bushcamping de marras, que al final es lo mejor.
Asi que nos juntamos una buena pandilla, los Blanquitos, Paul y Jacinda, aunque solo por unos dias, Ilvy&Ilja con el hermano gemelo de Blanquito y Robbo, el hombre duro a lomos de su Motorship (la “moto-barco”), rebautizado como Mothersheep, o sea, la “madre del cordero”!
Segun nos adentrabamos en el norte de Kenia, mas remoto se iba haciendo todo, el paisaje, la gente, el camino y sus agujeros. El lago Turkana aparecio casi de repente, como un gigantesco espejismo azul en medio del secarral. Increiblemente entre este pedregal hay seres humanos capaces de subsistir. Hay fuentes, pero muchos beben directamente del lago... que tambien los provee de exquisito pescado.

Hay un par de asentamientos grandes en la orilla. Loyangalani es uno, aqui conocimos al padre Fabio, un colombiano lejos de su hogar que nos hizo la vida un poquito mas facil. En Illeret, muy cerca de la frontera con Etiopia nos recibio el padre Florian. Ora et labora es su lema... no se si ganaran muchas almas para su causa, pero no cabe duda que son gente con mucho valor.
Las tribus que encontramos por el camino, Samburu, Dashenek, Turkana… son gente dura; con nosotros se mostraron simpaticos y curiosos, pero creo que si hay vacas por medio… la cosa cambia, y con tantas armas que vimos la cosa se debe de poner seria de cuando en cuando. Nos dijeron que un grupo de 100 hombres turkana acababa de salir en direccion territorio Gabra, los mas “malos” de la pelicula. Claro que siempre depende de quien este contando esa pelicula…

El 22 de diciembre nos encaminamos a la frontera etiope…. y menuda frontera encontramos !

2 comentarios:

arantxa dijo...

Hola¡¡¡ Menudo viajecito, que envidia, ¿donde continúa el cruce a Etiopía de nuevo? Este mes de agosto vamos dos mozas para allá con la sana idea de andar por el Oeste de Kenia (zona del monte Elgon) y llegar al lago Turkana también por ese lado. Creo que cruzar a Etiopía por ese lado estará complicado. Por otro lado vamos sin vehículo. Si se os ocurre alguna sugerencia... Besos

arantxa dijo...

Hay, que he vuelto a darle.